dimecres, 22 de juliol de 2009

EL VIENTO Y MARÍA



Esa voz lejana de María
que nadie entendía
El olor a hierba nos traía
Tomillo, paz y malvasía
Mientras el viento nos decía:
Voy a ver el mar desde el acantilado.












Esto lo hacía cada día



Al poco volvía
Y susurrando nos decía
No he visto a María
Mas con gran algarabía
El agua hoy no estaba fría
Y yo pensaba y me perdía
Entre peces, algas y alegría

El viento otra vez nos decía:
Voy a pasear cerca del sol.





Esto lo hacía cuando quería



Al poco volvía
Y musitando nos decía
Tampoco he visto a María
La verdad es que me aburría
Demasiado calor hacía
Y yo creía y me sentía
Entre palmeras, agua y sequía







De nuevo el viento nos decía:
Voy ver las nubes desde lo alto.





Esto lo hacía con maestría



Al poco volvía
Y penosamente nos decía
No estaba allí María
Allí la vida no existía
Más abajo ella estaría
Y yo pensaba y decía
Hacia el este está María
Mientras algo me crecía





Escuché al viento que decía:
Voy a ver al este o al otro
Creo que se halla María
En casa de su tía






Yo sabía que ya no volvería



Ni el viento ni María