dimarts, 23 de setembre de 2008

ANDRÉ COUCHÉ III (cap.I)


Aquel día me levanté de buena mañana. Ya sobre las ocho había dejado los habituales grandes atascos de París y había tomado la autopista que debía llevarme a Pions, un pequeño pueblo cerca de Nyon. Tomándomelo con calma, calculé que estaría allí sobre el mediodía.
El periódico que me paga, Le Monde Sportif, me encargó realizar una entrevista a una vieja gloria del atletismo, André Couché, ya que cumplía ochenta años. Cuando me dijeron su nombre no tenía ni idea de quién era ese tipo… Y creo que el periódico tampoco, porque fue el propio Couché quién telefoneó a la redacción diciéndoles que era su aniversario, que quería que le hicieran una entrevista y que tenía anécdotas inéditas sobre la época en que se dedicó al atletismo que merecían ser conocidas por el gran público y no sé cuantas cosas más que se ve que contó.
Mi jefe creyó, después de averiguar quién era el tal Couché, que ,como reportaje de investigación periodístico-deportivo, el tema valía la pena. Así que me envío a mí, al primero que pilló por el pasillo.
Mientras viajaba me dediqué a repasar mentalmente lo que se sabía de André Couché, más conocido como Couché III: nacido en 1923 en Pions, cerca de Cognac. Medalla de bronce en 5000 y 10000 metros en los Juegos Olímpicos de Londres (1948), Helsinki (1952) y Melbourne (1956). Tercero en los campeonatos de Europa en 3000, 5000 y 10000 metros desde 1946 hasta 1956.
Eso, sólo en campeonatos internacionales.
En 1956 se retiró.
Un corredor de fondo. Un fondista.
Un Poulidor del atletismo, pero que quedaba tercero.
Siempre quedó tercero, el tipo.
Qué historia más curiosa.
Como había previsto, hacia mediodía llegué a Pions. Aparqué el coche en la plaza del pueblo, comí ligero y me dirigí caminando hacia la dirección que me habían dado.El pueblo era pequeño, todo quedaba cerca.
14, Rue Sefini. 4ème étage. Sin ascensor.
(Continuará)